Esta es nuestra oportunidad.

Enfermedades erradicadas o disminuidas por vacunas.

por Ilene Risk, MPA

Para la mayoría de las personas, la pandemia de COVID 19 es el único evento viral a gran escala que han experimentado en su vida, pero las epidemias y pandemias han estado ocurriendo desde 3000 A.C. eliminando colectivamente miles de millones de personas. La peste negra mató a más de la mitad de la población europea y la polio paralizó o mató a miles de niños. Si bien los científicos y los médicos han brindado recomendaciones de precaución para frenar la propagación, las vacunas son las únicas herramientas que alguna vez han controlado o terminado de manera significativa estas enfermedades. Aquí hay siete enfermedades que fueron controladas gracias a los avances de las vacunas.

Polio.

La polio se convirtió en una epidemia a principios de la década de 1900, que afectó principalmente a los niños y provocó deformidades permanentes, parálisis y muerte. Dado que se transmitió principalmente a través del agua contaminada con heces fecales o por contacto de persona a persona, los brotes fueron más altos durante los meses más cálidos. Por lo tanto, la gente evitaba nadar y hervían agua para las necesidades más básicas. La vacuna contra la polio se utilizó por primera vez en 1955 y el último caso de polio se informó en los EE. UU. en 1979 — esta fue una de las enfermedades erradicadas en los EE. UU. debido a la vacunación.

Tétanos.

Si tiene más de 40 años, recordara a sus padres siempre advirtiéndole de no pisar clavos oxidados. Como el tétanos se contraía por arañazos o pinchazos de metal y podía provocar rigidez muscular, trismo o la muerte, incluso pincharse el dedo con una chincheta provocaba preocupación. La buena noticia es que durante décadas ha sido común que los bebés comiencen a recibir el régimen de la vacuna DTaP a partir de los 2 meses de edad y terminando entre los 4 y 6 años para protegerlos de por vida contra el tétanos, la difteria y la tos convulsa (tos ferina) – aliviando la preocupación por un rasguño accidental en la bisagra de una puerta vieja.

Influenza.

Todos estamos muy familiarizados con nuestra vacuna anual contra la gripe para protegernos contra 4 cepas de gripe mortales, incluyendo la gripe H1N1, también conocida como gripe porcina. Lo que no se sabe comúnmente es que la pandemia de influenza de 1918 infectó a más de 500 millones de personas y mató a 675,000 de ellas en los EE. UU. y 50 millones en todo el mundo. Debido a la vacuna contra la influenza, las muertes por influenza en los EE. UU. ahora varían entre 12,000 y 61,000 al año, todavía preocupante, pero 90% menos que en 1918.

Hepatitis B.

Esta enfermedad prevenible puede vivir dentro de usted por el resto de su vida y causar daños importantes al hígado y cáncer. Un régimen de 3 dosis de la vacuna contra la hepatitis B que se inicia poco después del nacimiento puede protegerlo a usted, y especialmente a las madres, de transmitirla sin saberlo a sus hijos, lo que ha dado lugar a muchos menos casos en la edad adulta.

Paperas, Sarampión y Rubeola.

Las paperas, el sarampión y la rubéola son muy contagiosos, pero también se pueden prevenir por igual. La vacuna MMR protege a las personas de los tres. En la década de 1980 hubo un resurgimiento de las paperas en los jóvenes porque las vacunas de rutina no eran obligatorias ni recomendadas. Sin embargo, una vez que se implementó la recomendación de dos dosis, los casos pasaron de 5.700 en 1989 a menos de 300 casos en 2004, lo que demuestra que las vacunas son efectivas para prevenir enfermedades.

Vacunas vs Inmunidad Adquirida por Enfermedades.

Las vacunas son la mejor manera de detener una pandemia y limitar el sufrimiento y la muerte causada por la enfermedad. La peste bubónica devastó el mundo por varios años y mató a aproximadamente 25 millones de personas, o hasta el 60% de la población de Europa entre 1347 y 1352. Este es un ejemplo de cuánto tiempo puede tardar una pandemia en terminar por su propia cuenta sin vacunas.

Ninguno de nosotros queremos aguantar cinco años más como el 2020. Afortunadamente, tenemos la gran ventaja de vivir en una época en la que la ciencia ha podido producir rápidamente una vacuna segura y eficaz contra el COVID y otras enfermedades mortales. Debido a nuestra larga historia de investigación, desarrollo y prueba de vacunas, no tenemos que “esperar” cinco años más y sufrir millones de tragedias innecesarias.

Esta es nuestra oportunidad. Tomémosla.


Este sitio contiene datos útiles de los principales médicos y científicos de Utah e información para programar su cita para la vacuna.

Volver al Principio
Skip to content