Esta es nuestra oportunidad.

por Ilene Risk, MPA

Para la mayoría de las personas, la pandemia de COVID 19 es el único evento viral a gran escala que han experimentado en su vida, pero las epidemias y pandemias han estado ocurriendo desde 3000 A.C. eliminando colectivamente miles de millones de personas. La peste negra mató a más de la mitad de la población europea y la polio paralizó o mató a miles de niños. Si bien los científicos y los médicos han brindado recomendaciones de precaución para frenar la propagación, las vacunas son las únicas herramientas que alguna vez han controlado o terminado de manera significativa estas enfermedades. Aquí hay siete enfermedades que fueron controladas gracias a los avances de las vacunas.

Polio.

La polio se convirtió en una epidemia a principios de la década de 1900, que afectó principalmente a los niños y provocó deformidades permanentes, parálisis y muerte. Dado que se transmitió principalmente a través del agua contaminada con heces fecales o por contacto de persona a persona, los brotes fueron más altos durante los meses más cálidos. Por lo tanto, la gente evitaba nadar y hervían agua para las necesidades más básicas. La vacuna contra la polio se utilizó por primera vez en 1955 y el último caso de polio se informó en los EE. UU. en 1979 — esta fue una de las enfermedades erradicadas en los EE. UU. debido a la vacunación.

Tétanos.

Si tiene más de 40 años, recordara a sus padres siempre advirtiéndole de no pisar clavos oxidados. Como el tétanos se contraía por arañazos o pinchazos de metal y podía provocar rigidez muscular, trismo o la muerte, incluso pincharse el dedo con una chincheta provocaba preocupación. La buena noticia es que durante décadas ha sido común que los bebés comiencen a recibir el régimen de la vacuna DTaP a partir de los 2 meses de edad y terminando entre los 4 y 6 años para protegerlos de por vida contra el tétanos, la difteria y la tos convulsa (tos ferina) – aliviando la preocupación por un rasguño accidental en la bisagra de una puerta vieja.

Influenza.

Todos estamos muy familiarizados con nuestra vacuna anual contra la gripe para protegernos contra 4 cepas de gripe mortales, incluyendo la gripe H1N1, también conocida como gripe porcina. Lo que no se sabe comúnmente es que la pandemia de influenza de 1918 infectó a más de 500 millones de personas y mató a 675,000 de ellas en los EE. UU. y 50 millones en todo el mundo. Debido a la vacuna contra la influenza, las muertes por influenza en los EE. UU. ahora varían entre 12,000 y 61,000 al año, todavía preocupante, pero 90% menos que en 1918.

Hepatitis B.

Esta enfermedad prevenible puede vivir dentro de usted por el resto de su vida y causar daños importantes al hígado y cáncer. Un régimen de 3 dosis de la vacuna contra la hepatitis B que se inicia poco después del nacimiento puede protegerlo a usted, y especialmente a las madres, de transmitirla sin saberlo a sus hijos, lo que ha dado lugar a muchos menos casos en la edad adulta.

Paperas, Sarampión y Rubeola.

Las paperas, el sarampión y la rubéola son muy contagiosos, pero también se pueden prevenir por igual. La vacuna MMR protege a las personas de los tres. En la década de 1980 hubo un resurgimiento de las paperas en los jóvenes porque las vacunas de rutina no eran obligatorias ni recomendadas. Sin embargo, una vez que se implementó la recomendación de dos dosis, los casos pasaron de 5.700 en 1989 a menos de 300 casos en 2004, lo que demuestra que las vacunas son efectivas para prevenir enfermedades.

Vacunas vs Inmunidad Adquirida por Enfermedades.

Las vacunas son la mejor manera de detener una pandemia y limitar el sufrimiento y la muerte causada por la enfermedad. La peste bubónica devastó el mundo por varios años y mató a aproximadamente 25 millones de personas, o hasta el 60% de la población de Europa entre 1347 y 1352. Este es un ejemplo de cuánto tiempo puede tardar una pandemia en terminar por su propia cuenta sin vacunas.

Ninguno de nosotros queremos aguantar cinco años más como el 2020. Afortunadamente, tenemos la gran ventaja de vivir en una época en la que la ciencia ha podido producir rápidamente una vacuna segura y eficaz contra el COVID y otras enfermedades mortales. Debido a nuestra larga historia de investigación, desarrollo y prueba de vacunas, no tenemos que “esperar” cinco años más y sufrir millones de tragedias innecesarias.

Esta es nuestra oportunidad. Tomémosla.


Este sitio contiene datos útiles de los principales médicos y científicos de Utah e información para programar su cita para la vacuna.

por Audrey Stevenson, PhD, MPH, MSN, FNP-BC

El internet a menudo proporciona muchos mensajes contradictorios sobre la vacuna contra el COVID-19, con opiniones, temores o teorías de conspiración que chocan con la ciencia real. No es de extrañar que mucha gente esté confundida acerca de lo que es real, en lo que se puede confiar y, lo más importante, en qué hacer. Aliviemos sus dudas a través de los hechos detrás de las teorías.

MITO:
El desarrollo de la vacuna se apresuró.

No y sí.

Cuando se desarrolla una vacuna, su creación cuesta grandes cantidades de dinero, tiempo y recursos. También se requieren muchos niveles de aprobaciones y ensayos que a menudo pueden estar bloqueados por largos períodos de tiempo, incluso meses y años, porque hay muchos otros medicamentos, tratamientos y vacunas que están simultáneamente en la línea para ser examinados y aprobados por las Administraciones de Drogas y Alimentos globales y agencias similares. Y, a veces, la falta de financiación frena estos desarrollos. Debido a esto, nuestra percepción básica de las vacunas es que las eficaces tardan años en desarrollarse.

Cuando COVID-19 golpeó y se convirtió en una pandemia global, los científicos suspendieron otros proyectos (recursos), reorientaron su energía para trabajar solo en esta vacuna (tiempo), y vinieron gobiernos, compañías farmacéuticas, donantes privados y ciudadanos de todo el mundo juntos para proporcionar los fondos (dinero) necesarios para eliminar los obstáculos estándar.

Por lo tanto, en comparación con un mundo no pandémico donde las vacunas a veces pueden tardar años en pasar desde el inicio hasta la prueba y la aprobación, fue más rápido. Pero no hubo pasos omitidos en el proceso, por lo que no se apresuró. Fue la financiación y la colaboración mundial lo que simplemente agilizó el proceso.

Piense en esto como construir una casa. Necesita permisos, suministros y mano de obra. Si solo una persona estuviera construyendo la casa, llevaría años hacerlo. Pero, si estuviera al frente de la fila para obtener permisos, los suministros y los fondos fueran ilimitados, y miles de constructores calificados llegaran a su puerta, se completaría mucho más rápidamente manteniendo la calidad y los códigos.

Obtenga detalles sobre las pruebas aquí.

MITO:
La vacuna contra el COVID-19 afecta su ADN.

Para nada.

La tecnología de ARNm, que es con lo que se desarrolla la vacuna contra el COVID-19, no puede actuar con el núcleo de sus células, donde reside el ADN. En cambio, les dice a sus células que creen una proteína que estimula su sistema inmunológico para reconocer y combatir el COVID-19 si ingresa a su cuerpo.

Imagínese a un luchador contra el crimen que aparece en su puerta, muestra una foto del malo y dice, “prepárese, este tipo podría aparecer; y si llega, peleé con él.” Entonces, su cuerpo comienza a construir municiones para poder protegerse contra cualquier invasión de COVID-19. Y según las pruebas, tienes hasta un 95% de posibilidades de ganar esa pelea.

MITO:
Hay cosas en la vacuna en las que no debes confiar.

No, a menos que tenga algo contra la sal.

Las vacunas de ARNm contienen grasas, sales y una pequeña cantidad de azúcar. También contienen esos luchadores contra el crimen (mensajeros) de los que hablamos anteriormente. No contienen ninguna cepa del virus COVID-19, células fetales o microchips. El único dispositivo de seguimiento relacionado con COVID-19 es su teléfono celular para que podamos comunicarnos con usted sobre su próxima cita de vacunación y las actualizaciones del Departamento de Salud del Condado de Salt Lake para que pueda seguir estando informado.

MITO:
La vacuna es peligrosa si tiene una enfermedad crónica.

En realidad, todo lo contrario.

Tener una enfermedad crónica puede hacerlo más vulnerable a síntomas potencialmente mortales, efectos secundarios a largo plazo o incluso la muerte si contrae COVID-19. La vacuna ayudará a aumentar su inmunidad y le dará a su sistema ya comprometido una mejor oportunidad de combatirlo.

MITO:
La vacuna afecta la fertilidad.

No, pero el COVID si puede.

No existe una justificación médica para que la vacuna interactúe con óvulos, espermatozoides o un feto existente. Y los ensayos han demostrado que la vacuna no afecta la fertilidad, pero COVID sí. Las mujeres embarazadas con COVID han experimentado complicaciones como abortos espontáneos, mortinatos, coágulos de sangre y partos prematuros. Recibir la vacuna puede ayudar a la madre a mantenerse saludable durante el embarazo para protegerse a sí misma y al bebé.

MITO:
Si me ponen la vacuna, finalmente puedo deshacerme de la máscara.

En ciertas circunstancias.

Los CDC emitieron una declaración de que las personas completamente vacunadas pueden deshacerse de la máscara, particularmente en ambientes al aire libre. Sin embargo, los edificios gubernamentales e instalaciones médicas, así como el transporte público y privado y las empresas de propiedad privada aún pueden requerir el uso de una para ingresar. La razón es que, si bien la vacunación le brinda hasta un 95% de protección contra los síntomas potencialmente mortales de COVID-19, no significa que no lo esté llevando, lo que podría pasar inadvertidamente a otras personas. Hasta que alcancemos la inmunidad colectiva con al menos el 70% de los habitantes de Utah (y el país) vacunados, es mejor continuar con las precauciones para mantener seguros a su familia, amigos, compañeros de trabajo y comunidad. Sabemos que las máscaras no son divertidas a menos que sea Halloween, pero cuanto antes se vacunen las personas, antes desaparecerán las máscaras para siempre

MITO:
Ya tuve COVID-19 y sobreviví, así que ahora soy inmune.

No.

Primero, tener COVID no es garantía de que su cuerpo haya desarrollado anticuerpos. Y ha habido casos en los que las personas han tenido COVID-19 más de una vez. Agregue la propagación de variantes (otras cepas) de COVID-19 y sus posibilidades de contraerlo nuevamente aumentan. La vacuna le da hasta un 95% de posibilidades de evitar que eso suceda y estamos seguros de que no querrá pasar por esto dos veces.

MITO:
El virus no es grave y no me afectará.

Más de 11 millones de personas están a punto de no estar de acuerdo con usted.

Las muertes por COVID en los EE. UU. ahora superan los 500 millones. Pero lo que realmente está saliendo a la superficie es que 1/3 de los que tenían COVID y sobrevivieron, o no experimentaron una enfermedad grave, ahora están experimentando efectos secundarios de largo plazo como fatiga crónica, dificultad para respirar, pérdida permanente de gusto y olfato, confusión mental y otros síntomas. Si bien algunas personas dudan acerca de la vacuna porque se preocupan por los efectos secundarios a largo plazo, es COVID quien es el culpable de cumplir ese miedo con más de 11 millones de personas que reportan síntomas persistentes.


Este sitio contiene datos útiles de los principales médicos y científicos de Utah e información para programar su cita para la vacuna.

por Audrey Stevenson, PhD, MPH, MSN, FNP-BC

Encuestas recientes muestran que algunas de las principales razones por las que las personas dudan en recibir la vacuna es porque A: Creen que los estudios se apresuraron y B: Prefieren esperar hasta que otros la reciban antes de tomar una decisión. “Vaya usted antes de que yo me vaya.” Lo entendemos. Entonces, primero hablemos de los más de 118,000 participantes de la prueba que hicieron precisamente eso.

Comencemos con Pfizer.

Para su vacuna, participaron más de 44,000 voluntarios. La mitad recibió la vacuna y la otra mitad recibió un placebo y a todos se les dijo que siguieran con sus vidas. Durante los estudios, 162 de los 22,000 receptores de placebo estimados contrajeron el coronavirus, mientras que solo 8 de los otros 22,000 receptores de la vacuna dieron positivo por COVID-19. De los 162 infectados, 9 se enfermaron gravemente con síntomas, mientras que solo 1 de los 8 receptores de la vacuna lo hizo. 1 en 22,000 frente a 8 en 22,000. Esto llevó a los resultados de que se descubrió que la vacuna Pfizer tenía una eficacia del 95% para reducir la enfermedad y los síntomas potencialmente mortales. Piense en esas probabilidades de saber que hay 7,600 millones de personas en este planeta y usted es uno de ellos.

Detalles: requiere 2 inyecciones con 21 días entre recibirlas, y deben pasar 14 días después de la segunda inyección para lograr la inmunidad total.

A continuación: Moderna.

Para sus estudios, 30,000 participantes también se sometieron al análisis 1:1 de relación. Del grupo de placebo, 196 contrajeron COVID-19 y 30 casos fueron graves. Solo 11 contrajeron el virus en el grupo de la vacuna y 0 mostraron síntomas graves. Ambos estudios incluyeron participantes de edades entre 18 y 71 años o más y de diversas comunidades que incluyen Hispanos, Latinos, Negros o Afroamericanos, Asiáticoamericanos, Multirraciales y Caucásicos. Nuevamente, estos números indicaron un alto porcentaje de eficacia del 94,1% en la prevención de enfermedades y síntomas de grado hospitalario o muerte.

Detalles: Requiere 2 inyecciones con 28 días entre recibirlas, y deben pasar 14 días después de la segunda inyección para lograr la inmunidad total.

Lo último de Johnson & Johnson.

Con los estudios de J&J, también realizó un análisis de relación con más de 43,700 participantes de varios grupos de edad y etnias. Lo que es diferente es que el 41% de los participantes tenían condiciones preexistentes como obesidad, diabetes tipo 2, hipertensión, VIH y otros problemas inmunológicos. Esto es importante porque los síntomas de COVID-19 pueden empeorar en las personas que tienen estas afecciones de riesgo. Otra diferencia con Johnson & Johnson es que, a diferencia de las vacunas Pfizer y Moderna, que deben mantenerse a temperaturas extremadamente bajas y requieren 2 inyecciones para su efectividad, J&J solo requiere 1 dosis y se puede almacenar de manera segura con una refrigeración más regulada hasta por 3 meses. En cuanto a los resultados, la vacuna brindó un 66% de efectividad en la prevención de síntomas moderados a severos, 28 días después de la vacunación, pero demostró un 85% de protección contra la hospitalización y la muerte después del día 28.

Detalles: 1 vacuna con plena eficacia después de los 28 días.

En cuanto a que los estudios sean “apresurados”…

Los desarrollos y estudios de vacunas típicos en un mundo no pandémico requieren tres cosas principales: recursos, dinero y aprobaciones. Normalmente, las vacunas pueden tardar años en desarrollarse porque a menudo se agotan en la primera y la segunda etapa o pueden quedar en largas filas esperando aprobación de las Administraciones de Alimentos y Medicamentos y agencias gubernamentales similares que tienen otras vacunas y medicamentos en fila que se revisan para su aprobación. Cuando la pandemia empezó, el mundo dejó todo lo demás en espera, los científicos se unieron para trabajar en esta única solución y los gobiernos, las empresas farmacéuticas, los donantes privados y los ciudadanos se unieron para asegurarse de que la financiación no fuera un problema. Entonces, con estas vacunas priorizadas y todos los sectores involucrados con dinero y recursos ilimitados, pudieron desarrollarse más rápido, pero no se omitieron pasos. Simplemente se simplificaron.

Desde el 12 de Febrero de 2021: 46,390,270 personas se han vacunado en los Estados Unidos.


Este sitio contiene datos útiles de los principales médicos y científicos de Utah e información para programar su cita para la vacuna.

por Audrey Stevenson, PhD, MPH, MSN, FNP-BC

La buena noticia es que la vacuna está aquí, tenemos un plan y, lo más importante, no le costará nada. Pero, las preguntas siguen siendo qué debe hacer para obtener la suya. La respuesta corta es: regístrese para una cita, preséntese cuando sea la hora de su cita, reciba la vacuna, espere, reciba la última inyección, espere, adopte su nueva inmunidad. Si desea un poco más de información, aquí hay 5 respuestas rápidas y fáciles para guiarlo a través de todo el proceso.

¿QUIEN LA OBTIENE?

Eventualmente todos.

Basado en las recomendaciones de los CDC y el gobierno local en asociación con el Departamento de Salud del Condado de Salt Lake, hemos desarrollado un plan de implementación y un calendario que ayuda a agilizar el proceso de vacunación. Da prioridad a los trabajadores de primeros auxilios, el personal de salud, residentes y personal de cuidados a largo plazo, profesores y las personas de alto riesgo. La buena noticia es que ya hemos logrado esta primera fase y ahora estamos vacunando al público en general según la edad y las condiciones preexistentes.

Nuestra Escala de Tiempo:

  • Diciembre: Llegan los primeros envíos de vacuna, Trabajadores de salud
  • Enero: Personal y residentes de centros de atención a largo plazo, Primeros auxilios, Habitantes en Utah de 70 años o más
  • Febrero: Habitantes en Utah de 70 años o más, Personal K-12
  • Marzo: Habitantes en Utah de 50 años o más, Habitantes en Utah de 16 años o más con condiciones médicas que califican
  • Abril: Habitantes en Utah de 50 años o más
  • Mayo: Habitantes en Utah de 40 años o más
  • Junio: Habitantes en Utah de 30 años o más
  • Julio: Todos los habitantes en Utah

¿CÓMO LA PUEDO CONSEGUIR?

Se puede registrar en NuestraOportunidad.com.

Nuestra página de internet es fácil de usar y le permite registrarse para recibir la vacuna usando información de contacto básica.Cuando sea elegible según su edad o condición preexistente, se le enviará información detallada ya sea por correo electrónico, llamada telefónica o mensaje de texto confirmando su registro y se le asignará una fecha, hora y lugar para la cita. Todo lo que tiene que hacer es llevar su identificación y presentarse.

¿CUANDO LA PUEDE RECIBIR?

Cuándo sea elegible.

Según la disponibilidad de la vacuna, puede obtenerla cuando califique para el grupo al que estamos atendiendo actualmente, se haya registrado en línea y su cita haya sido programada y confirmada.

¿DONDE LA PUEDE RECIBIR?

Varias ubicaciones.

El Departamento de Salud del Condado de Salt Lake está coordinando con hospitales locales, lugares para eventos grandes y otros recursos para crear centros y clínicas de vacunación en todo el condado para garantizar que vacunemos a todas las personas que los suministros permitan, y para que cubramos lo más posible en el área, para que cada persona en Utah tenga fácil acceso para recibir la suya. Cuando se confirme su cita, se le enviará una fecha, hora y lugar específico.

Para el verano, cuando los suministros estén más disponibles y los grupos de prioridad hayan sido vacunados, nuestra esperanza es que la vacuna esté disponible en las farmacias locales participantes para cualquier persona que desee recibirla.

Y recuerde, ya sea en un centro, clínica, hospital o farmacia, la vacuna es TOTALMENTE GRATUITA para todos. Si alguien le está cobrando por una vacuna, no la tome. Lo más probable es que sea una estafa o sea ilegal y ciertamente no es seguro.

QUÉ ESPERAR DESPUÉS

¿Además de un gran suspiro de alivio?

Después de que haya recibido su primera vacuna, se le dará una segunda cita para recibir la dosis final, que será 21 o 28 días después de la primera inyección según la marca de vacuna que haya recibido.

Después de la segunda dosis, su cuerpo necesitará 14 días para desarrollar suficiente inmunidad para alcanzar la eficacia que le brindara protección de hasta el 95%. Puede experimentar síntomas como dolor en el brazo donde le aplicaron la inyección, dolor de cabeza, fiebre baja o fatiga. Estos son efectos secundarios perfectamente normales. Significan que la vacuna está funcionando y que su cuerpo está acelerando su inmunidad.

Finalmente, debe continuar siguiendo los protocolos de seguridad, como el uso de mascarillas, el distanciamiento social, lavarse las manos y evitar las multitudes, porque mientras la vacuna reduce su riesgo hasta un 95% contra síntomas potencialmente mortales, aún podría transmitir el virus a sus amigos, seres queridos, y miembros de nuestra comunidad que aún no han recibido su vacuna.


Este sitio contiene datos útiles de los principales médicos y científicos de Utah e información para programar su cita para la vacuna.

Volver al Principio
Skip to content